jueves, 11 de enero de 2018

¿Como empiezo...o como sigo?


  Si Mindfulness es una de las cosas que vas a hacer este año, aquí hay siete maneras de comenzar tu práctica de manera efectiva…


1 - Comienza con intención

La atención plena te va a tomar un poco de tu tiempo y requerirá perseverancia antes de dar fruto por lo que es muy importante tener claro qué vas a iniciar este viaje y lo que tú estás esperando conseguir. Comienza a pensar en las siguientes preguntas:
¿Por qué quiero practicar la atención?
¿Qué estoy tratando de crear en mi vida?
¿Qué me gustaría experimentar más de, y menos de, en 2018?
¿Cómo puedo saber si me estoy volviendo más consciente?
A continuación, escribe los siguientes esquemas de oraciones, reflexiona por un momento, y luego complétalos con tus propias palabras:
Me gustaría desarrollar mi práctica de Mindfulness porque me he comprometido a...
Mindfulness es importante para mí porque...
Esta perfectamente bien, si no tienes demasiado que escribir al principio. Sigue trabajando estas frases y actualízalas a medida que evoluciona tu práctica.
2 - Comienza suavemente

El aterrizaje de tu hábito de practicar necesitara disciplina, se amable contigo mismo cuando tu dedicación disminuye o cuando un determinado tipo de práctica te pesa demasiado. Honra el ritmo de tu evolución y práctica el auto-perdón cuando  te deslices. El crecimiento personal y la evolución de la conciencia siguen un flujo natural, tratar de observar el tuyo sin juzgar y haz espacio para los cambios de ritmo. Con una perseverancia compasiva  serás más propenso a mantener el rumbo.
 3 - Comienza lentamente

Comienza con meditaciones cortas y aumenta el tiempo gradualmente a medida que madura tu práctica. Es mucho mejor empezar con una práctica de cinco minutos, cinco días a la semana, y mantenerla a la, que aspirar a 30 minutos todos los días, y perder rápidamente el hábito…
También tendrás que planificar cuidadosamente tu rutina para construir Mindfulness en tu rutina diaria. Este trabajo de preparación significará que tu práctica tiene un espacio comprometido en tu día…Confía en mí, vale la pena.
4 - Comienza tu camino
 Simplemente estamos aprendiendo a cerrar los ojos, a  sentirnos tranquilos y estar en paz con nosotros mismos. 
… Encuentra tu propio camino en tu práctica permitiendo que tu curiosidad te lleve hacia adelante. Nuestra experiencia  (la vida) es mucho más compleja de lo que sabemos… Sigue la respiración, siente el cuerpo, observa la mente de una nueva manera.
5 - Comienza con prudencia

El interés por practicar  viene de una inquietud personal. Quizá  “quiero escucharme a mí mismo”. Es hacer espacio para oír la sabiduría de tu cuerpo y de tu mente. Si estás interesado en la meditación, algo nuevo estás tratando conocer…
6 - Comienza Reflexivamente

Hay cantidad de cosas que surgen dentro de tu conciencia en cualquier momento de la práctica. Puedes tener un diario o libreta a tu lado para escribir sobre tu práctica. En mi experiencia, incluso la más pequeña revelación puede construir a una  nueva comprensión de ti mismo.
7 – Comienza con alegría

Si no se tiene cuidado, la práctica de Mindfulness puede convertirse rápidamente en una tarea más que se deja de hacer, recuerda tu intención y por qué estás practicando. 
Durante los 21 años que he estado meditando, mi práctica ha sufrido altibajos y ha vuelto a nacer de muchas maneras diferentes. Lo que he llegado a aprender es que dedicar tiempo para sentarse en silencio en nuestro mundo de  distracción, de cambio y de vulnerabilidad, es nada menos que un acto revolucionario.
Así que sea cual sea tu razón para practicar la conciencia plena este año que comienza, siéntete orgulloso de tu compromiso, y el  tiempo de tu meditación será un regalo diario para ti mismo!
 Neil Seligman. Hoffpost. Ene 01, 2018.
Traducido y maquetado por BMA&aktitud