viernes, 9 de junio de 2017

Como conectar con nosotros mismos





"Nuestra práctica consiste en volver siempre al momento presente, al aquí y al ahora. Solo en el aquí y el ahora podemos conectar profundamente con la vida. Aprender a vivir profundamente cada momento de la vida diaria es nuestra auténtica práctica. La respiración consciente puede devolvernos siempre al aquí y al ahora. Si perdemos la respiración consciente, perderemos el momento presente.
...
Al practicar la respiración consciente, nos hacemos realmente amigos de nuestro cuerpo. de nuestras emociones, de nuestra mente y de nuestras percepciones. 
Solo cuando hayamos desarrollado una auténtica amistad con nosotros mismos, podremos efectuar alguna transformación en esos distintos terrenos." 

Thich Nhat Hanh. "El arte de cuidar a tu niño interior"

jueves, 1 de junio de 2017

Para trascender la tensión diaria: un paseo.




Camina de forma que la paz se haga realidad en cada célula de tu organismo, en cada célula de tu conciencia.Cuando respiramos pacíficamente, la paz de nuestra respiración penetra en nuestro cuerpo y nuestra mente. 


Entonces, muy pronto, en apenas un instante, el cuerpo, la mente y la respiración se hacen uno en la concentración y nos inunda la energía de la estabilidad, la solidez y la libertad generadas por cada uno de nuestros pasos...

"He llegado. Estoy en casa", no es una declaración. Es una practica y solo tu puedes saber si has llegado al aquí y al ahora; nadie mas podrá decírtelo. 

Si te has instalado en el aquí y el ahora, te sentirás libre, ligero y en paz y entraras en contacto con todas las maravillas que la vida nos ofrece.

Thich Nhat Hanh.(Saborear)
Maquetado por BMA&aktitud

Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242


martes, 23 de mayo de 2017

Nuestro critico interno





 Jiyu Kennett Roshi, maestro Zen, dijo que el entrenamiento de liberación comienza con la compasión por uno mismo, y que cultivar una mente sin prejuicios hacia nosotros mismos es la clave para una verdadera compasión hacia todos los seres. 

La esencia de la atención es ver, entender y encontrar la libertad dentro de todo lo que se siente insuperable y nublado por la confusión. 

Mindfulness es una experiencia de momento presente, tratamos de abrazar y comprender la totalidad de cada momento con ternura, calidez e interés. Teniendo en cuenta esta comprometida atención, descubrimos que es imposible odiar o temer nada que entendemos verdaderamente, incluyendo nuestro critico interno. 

viernes, 19 de mayo de 2017

Practica la respiración consciente




Puedes probar esta simple práctica de respiración consciente.

Respirar junto con este GIF para calmar tu mente estresada. Céntrate en la sensación de la respiración dentro y fuera.


jueves, 11 de mayo de 2017

Ser conscientes de lo bueno es un arte, hay que practicar.




 La respiración nos invita a descansar y recuperarnos.

paseo de primavera.
Cuando los primeros seres humanos hacían frente al ataque de depredadores, la respiración se aceleraba y se tensaban los músculos en preparación para la lucha o huida.
Si sobrevivía el ataque, le seguía un período de descanso y recuperación,  la respiración se ralentizaba y el cuerpo se volvía a equilibrar.
Las mismas reacciones se producen en nosotros hoy en día, excepto que muchas de las amenazas a las que nos enfrentamos son crónicas y constantes (trabajos estresantes, vecinos ruidosos, a largo plazo enfermedad etcétera) y nuestro cuerpo no tiene muchas posibilidades de volverse a equilibrar.

belleza y equilibrio.
La quietud y el espacio de la atención a la respiración nos permiten pasar al modo de recuperación.  Tomarte tu tiempo para salir del frenético ritmo de actividad o preocupación que muchos de nosotros vivimos.
La práctica de la atención plena regular a la respiración nos puede salvar del estrés crónico y sus consecuencias negativas para nuestro cuerpo y nuestra mente, que forman un sistema completo.


Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242







viernes, 28 de abril de 2017

"Meditar es sencillo, lo difícil es querer meditar"


Para superar la ansiedad, el estrés, la tristeza necesitamos volver a mirar hacia dentro. El silencio y la meditación son las herramientas.

"No se trata de ser un experto o un virtuoso, basta con ser un aficionado al silencio
Debemos erradicar el mito de la mente en blanco. 

El ideal no es el control absoluto de la mente, sino la absoluta aceptación de lo que la mente es, lo que es algo distinto. No se trata de alcanzar la perfección formal, sino la pureza de corazón. 

No amamos lo perfecto, sino lo auténtico. La vida no es perfecta y la meditación tampoco, basta que estemos vivos y despiertos

El principal “beneficio” de la meditación es que podemos acercarnos a quienes realmente somos."

De la entrevista a Pablo D'ors en Mentesana

Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242


lunes, 27 de marzo de 2017

Meditar caminando




Meditar caminando


De manera semejante a la meditación en quietud, la meditación caminando es un ejercicio simple y universal para practicar la calma y la conciencia. Se puede practicar regularmente, antes o después de una meditación sentados, después de una jornada de trabajo o por la mañana, antes de empezarla. El arte de la meditación caminando consiste en aprender a tomar conciencia de que caminas, en usar el movimiento natural del caminar para cultivar una presencia mentalmente despierta.

Elige un lugar tranquilo que te permita ir y venir, de unos veinte pasos al menos. Comienza colocándote en un extremo de esta «senda de caminante» con los pies bien plantados en el suelo. Deja que las manos pendan con naturalidad de manera que estén relajadas.
Cierra un momento los ojos, céntrate y siente tu cuerpo sobre la tierra. Siente la presión en los extremos de los pies y vive todo esto en estado de atención.
Comienza a caminar lentamente. Camina con tranquilidad y dignidad.

Presta atención a tu cuerpo. En cada paso, siente cómo se levante tu pie y la pierna se aleja de la tierra. Toma conciencia cada vez que coloques el pie en tierra.
Relájate y procura que tu andar sea suelto y natural. Siente cada paso al caminar. Cuando llegues al final del trayecto, detente un momento. Céntrate, date la vuelta con cuidado, detente otra vez para caer en la cuenta del primer paso de regreso.
Sigue regresando al punto de partida. Cuando llegues, empieza de nuevo el recorrido por espacio de unos diez minutos o más. Lo más normal es que, con frecuencia, tu mente se distraiga.

En cuanto percibas alguna distracción, advierte con serenidad en qué dirección apunta: «vagabundear», «pensar», «escuchar», «planear»… Entonces, procura sentir el paso siguiente.

No te preocupes: tendrás que hacer esto un montón de veces. Da igual que te hayas distraído un segundo o diez minutos. Lo que importa es que tomes conciencia de dónde has estado regreses al presente, al aquí y al ahora, en el siguiente paso que te toque dar.

Después de practicar unas cuantas veces este ejercicio aprenderás a usarlo para serenarte y recogerte, para vivir más despierto, con una conciencia dilatada.
De este modo puedes extender esta práctica de manera informal cada vez que tienes que salir de compras o realizar cualquier trayecto a pie. Puedes aprender a disfrutar caminando sin estar siempre pensando, haciendo planes, etc.
Basta con que te habitúes a vivir el momento presente, a ensamblar tu cuerpo, tu corazón y tu mente a medida que te mueves.
(Inspirado en lecturas de Thich Nhat Hahn) Agustín Prieta
Maquetado por BMA&aktitud


viernes, 24 de marzo de 2017

La intención



" El acto de desarrollar buenas intenciones es en si mismo una forma de meditación. Cada vez que desarrollamos una intención, sutilmente estamos formando o reforzando un hábito mental. 

Si repetimos este proceso muchas veces, terminará por convertirse en una costumbre que se manifestará en diversas ocasiones para guiar nuestro comportamiento. 
Por ejemplo si pensamos muchas veces a lo largo del día que debemos preocuparnos por nuestro bienestar, es muy posible que al cabo de un tiempo en todas las situaciones en las que nos encontremos o en las decisiones que tengamos que tomar, nos inclinemos (puede que de forma incosciente) hacia acciones o decisiones que aumenten nuestro bienestar, lo que probablemente fomente su crecimiento."

Chade-Meng Tan

martes, 21 de marzo de 2017

Movimiento





“…Estar activo es uno de los milagros de la vida.
Nos permite jugar con nuestros hijos, subir al pico de una montaña o dar un paseo relajante por nuestra ciudad con nuestra familia o amigos.

También nos permite centrar nuestra mente y ponerla en contacto con nuestros sentidos, y es una de las mejores y más sencillas formas de practicar Mindfulness en nuestra vida cotidiana.
La naturaleza sistemática y deliberada del ejercicio, tanto si se trata de pasear, correr o hacer yoga, nos arraiga en el momento y nos conecta con nuestros pensamientos y con aquello que estamos viendo, oyendo y sintiendo.
La actividad física puede ser un pilar del Mindfulness en nuestra vida…”

Thich Nhat Hanh 

jueves, 16 de marzo de 2017

Cambiamos el proceso de pensar




Cómo cambia tu cerebro cuando meditas


…Existen varias explicaciones potenciales de por qué los cerebros de los meditadores regulares difieren de los no meditadores. 

En primer lugar, la concentración y la atención enfocada requerida en la mayoría de las formas de meditación pueden estimular el crecimiento en estructuras neurales y promover una mayor conectividad y eficiencia dentro de las redes neuronales. 
Una segunda posibilidad es que la meditación amortigua el cerebro y el sistema nervioso contra los efectos del estrés crónico, que pueden reducir la respuesta pro-inflamatoria, estimular la actividad telomerasa e inhibir el cambio cerebral relacionado con la edad.

Aunque más investigaciones son necesarias para entender mejor por qué y cómo la meditación puede proteger el cerebro de la disminución relacionada con la edad, los resultados de este estudio contribuyen a una creciente base de evidencia que apoya el potencial de la meditación y otras prácticas basadas en Mindfulness para reducir el deterioro cognitivo relacionado con la edad y promover la salud del cerebro y la resiliencia…


Traducido y maquetado por BMA&aktitud

jueves, 9 de marzo de 2017

Diario de gratitud




Una Práctica Semanal de Atención Consciente: Mantén un Diario de Gratitud

Cultiva tu felicidad tomando nota de todo lo bueno que te rodea



Cómo hacerlo

No hay manera incorrecta de mantener un diario de gratitud, pero aquí hay algunas instrucciones generales para empezar

Puedes escribir hasta cinco cosas por las que te sientas agradecido. 
El registro físico es importante, no hagas este ejercicio solo con tu cabeza, conecta con tu cuerpo y tus emociones.

Las cosas que mencionas pueden ser relativamente pequeñas en importancia ("El bocadillo estupendo que me he comido hoy") o relativamente grande ("Mi hermana ha dado a luz a un bebé sano y monísimo."). 

El objetivo del ejercicio es recordar un buen evento, experiencia, persona o cosa en tu vida, y luego disfrutar de lo bien que te sentiste o que sigues disfrutando, porque está muy presente.

Para empezar a escribir, te damos unos consejos que quizá te ayuden:

Se lo más específico posible, la especificidad es clave para fomentar la gratitud. "Estoy agradecido porque mis compañeros de trabajo me fueron a visitar cuando estuve enfermo el martes" esto será más eficaz que "estoy agradecido por mis compañeros de trabajo”.

Escribir  detalles sobre una persona en particular o una cosa por la que estás agradecido es mejor que una lista superficial de muchas cosas.

 Considerar lo que sería tu vida sin ciertas personas o cosas, en lugar de hacer sólo la recopilación de todas las cosas buenas.

Se agradecido por los resultados negativos que evitaste convirtiéndolo en algo positivo: trata de no tomarte estos resultados como pura suerte.

 Ve las cosas buenas como "regalos". Pensar en las cosas buenas de tu vida como regalos te protege para no dar nada por sentado. Trata de saborear esos regalos que has recibido.

 Saborea las sorpresas. Trata de registrar los eventos que fueron inesperados o sorprendentes, ya que tienden a generar mayores niveles de gratitud.

 Escribe regularmente. Si escribes cada dos días o una vez a la semana, comprométete a hacerlo así. Se regular, honra ese compromiso. Unos minutos bastan.

La evidencia sugiere que la escritura de vez en cuando (1-3 veces por semana) es más beneficiosa que el diario. Esto puede deberse a que nos adaptamos a los acontecimientos positivos y pronto nos volvemos insensibles, por eso saboreamos las sorpresas.

Esta práctica nos ayudara a poner nuestra atención en lo bueno que hay en nuestras vidas y a ser conscientes de ello.
Generaremos nuevas habilidades enraizadas en nuevos circuitos neuronales, superando en cierta forma ese sesgo negativo que hemos heredado genéticamente y que también hemos reforzado con nuestros pensamientos y nuestras conductas.

¡Feliz Práctica!

 Inspirado en un artículo de Greater Good Science Center
Maquetado por BMA&aktitud.


martes, 21 de febrero de 2017

Fluir (flow) o el arte de estar en el presente.







 La felicidad no es un estado fijo, sino que puede desarrollarse a medida que aprendemos a lograr el flujo en nuestras vidas. El aspecto clave del flujo es el control: en el estado de flujo, ejercemos control sobre los contenidos de nuestra conciencia en lugar de permitirnos ser pasivamente determinados por fuerzas externas.


"Los mejores momentos de nuestra vida no son los momentos pasivos, receptivos y relajantes ... Los mejores momentos suelen ocurrir si el cuerpo y la mente de una persona se extiende a sus límites en un esfuerzo voluntario para lograr algo difícil y que valga la pena". Mihaly Csikszentmihalyi


En primer lugar la práctica Mindfulness, la práctica de la atención plena nos ayuda a mejorar nuestra capacidad o la habilidad de poner nuestra atención donde elegimos y concentrarnos así en lo que queremos.
En segundo lugar en la propia practica podemos conseguir lo que se llama estado de flujo, o experiencia de fluir.” Estar en flow”.

Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242




martes, 7 de febrero de 2017

Embarcarse en el viaje del Mindfulness




... la solidez, la libertad, la calma y la alegría son frutos de una vida consciente.




"Practicando Mindfulness podemos elegir como vivir nuestras vidas ahora. Podemos aprovechar cada momento y empezar de nuevo...
Esta absolutamente al alcance de cualquiera. Consiste en dar pequeños pasos cada día y ser persistente. Los pasos pequeños se sumaran con el tiempo. Con la practica constante del Mindfulness te sentirás mas vivo y dentro del flujo de la vida.
 Encontraras un remanso de quietud en medio del caos. Mejorara tu comprensión de ti mismo y de cuanto te rodea.
La niebla que vela tu bienestar se disipara gradualmente, permitiéndote acariciar la alegría y la paz que siempre han estado en tu interior...
Como tantas personas han descubierto a lo largo de muchas generaciones, la solidez, la libertad, la calma y la alegría son frutos de una vida consciente."

Thich Nhat Hanh

miércoles, 25 de enero de 2017

¿Qué es comer consciente (Mindful Eating)?




Un diálogo que quizá os suene, divertido y real como la vida misma. probablemente nos reconozcamos en él.

Ahí, mirándote. Sabe que la deseas, que lo único que tiene que hacer es permanecer ahí el tiempo suficiente. Sabe que te has encontrado ya antes en esta situación, que no eres capaz de resistirte a la tentación. 

El sabor, el olor, esa cremosa sensación en tu boca, y esa adictiva descarga de azúcar. Cada sensación física se vive con anticipación, tan solo a la espera de que se abra una primera grienta en el pensamiento, de que la fuerza de voluntad ceda y las inevitables excusas y justificaciones prosperen. 

Sí claro, podrías volver a meterla en el frigorífico, pero ahora ya es demasiado tarde para eso. Serías capaz de verla en tu mente, e incluso de oír como te llama por tu nombre, aun estando a buen recaudo tras unas puertas cerradas.

"Cómeme, cómeme, no se lo diré a nadie. Mira, vamos a hacerlo esta última vez y luego, a apartir del lunes ya no necesitarás volver a hacerlo nunca más. Si lo piensas, esto vale por la comida que te saltaste el otro día. Además, yo pensaba que habías tomado la decisión de ser más benévolo contigo mismo, más condescend ¿vale? Supongo que podrías tirarme a la basura, pero sería un derroche ¿no crees?. Te sentirías incluso peor, sabes que sí. No sería muy justo para los niños hambrientos de mundo ¿no?. Cómeme y ya está..."

Así empieza la locura. En serio, ¿cuándo empezamos a tener conversaciones con nuestra comida?¿En qué momento el simple hecho de comer se convirtió en un problema?...

La práctica de Mindfulness nos permite ser más conscientes de todo. La alimentación forma parte de ese todo, y es posible comer consciente, algo que nos va a facilitar tomar las decisiones correctas en la compra, preparación y consumo de los alimentos. 
Comer consciente en definitiva nos ofrece la posibilidad de comer disfrutando,con salud, equilibrio y bienestar.

Para ilustrarlo hemos recogido un fragmento de la introducción de Andy Puddicombe en su libro "Dieta Mindfulness" 


Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242


jueves, 19 de enero de 2017

Sea cual sea tu edad

Estos 7 consejos prácticos aumentarán la salud, el equilibrio y el rendimiento de tu cerebro (sea cual sea tu edad)


El cerebro humano es extraordinariamente plástico, y se reorganiza en tiempo real en base a lo que le entregamos. Nuestro estilo de vida es una fuente de estimulación que permite que nuestro cerebro se reconfigure en tiempo real para adaptarse a las exigencias del entorno.


Esta neuroplasticidad depende tanto de nuestra interacción con el entorno exterior como de nuestra vida interior. Con cada pensamiento, sentimiento, emoción, hábito, acción, resultado e interpretación de lo sucedido, las neuronas aprenden a conectarse y crear nuevos circuitos.


La buena noticia: podemos entrenar a nuestras neuronas para que generen las conexiones que nos resultan más saludables, tal y como muestran las más recientes investigaciones en neurociencia.
En este artículo vamos a compartir 7 sencillos consejos prácticos que te permitirán mejorar la salud, el equilibrio y el rendimiento del cerebro sea cual sea tu edad, tu condición y tus circunstancias personales.

1.  Aprende a nutrir tus habilidades cognitivas

Nuestras funciones psíquicas y su rendimiento dependen de una compleja conexión entre diferentes áreas cerebrales. No hay un centro específico para la memoria, la atención o la concentración, sino que se trata de virtudes que son el resultado de una amplia interacción de diferentes regiones cerebrales y sus respectivas funciones.

Nuestras capacidades y reservas cognitivas interactúan unas con otras y se retroalimentan: si desarrollamos nuestra concentración, esto influirá en nuestra capacidad de gestionar nuestra atención, nuestra capacidad de memorización e incluso nuestra capacidad de regular nuestros estados emocionales, por nombrar solamente algunas. Cuando ponemos en marcha los engranajes de nuestras capacidades psíquicas, todo afecta a todo.

Consejo: estimula tus habilidades cognitivas y estarás nutriendo tu plasticidad cerebral. La práctica de la atención plena es una apuesta segura: memoria, concentración, observación, atención, compasión, gratitud, equilibrio emocional, habilidades sociales… practicar unos minutos a diario tiene el efecto demostrado de favorecer estas y muchas otras habilidades, capacidades y virtudes humanas.

2.  Tus genes no te controlan

Los genes no determinan el destino de nuestro cerebro. La neuroplasticidad es un proceso que dura toda la vida, no posee limitaciones de edad y podemos dirigir voluntariamente, tal y como muestran las investigaciones del eminente Dr. Jeffrey Schwartz.

La nueva rama de la ciencia llamada epigenética, y el trabajo del Dr. Bruce Lipton en particular, apuntan que nuestro estilo de vida es más determinante que nuestra herencia genética.
Cada gen posee más de 60.000 expresiones diferentes, y la forma en que los genes se expresan no tiene ninguna relación con ADN en sí, sino con las señales de nuestro entorno y las interpretaciones que realizamos, es decir, la forma en que percibimos y dotamos de significado a esas señales.
Nuestro cerebro evoluciona en base a las experiencias con las que lo nutrimos día a día, y estas experiencias activan y desactivan los interruptores que determinan la forma en que los genes se expresarán.

Consejo: Sentirse víctima de unos “malos” genes es una actitud del pasado y sin base científica (si aún sigues creyendo en el Darwinismo social y la sociobiogía, tal vez el libro La Evolución del Amor, de Gerald Hüther, te entregue nuevas perspectivas).
Los genes no te controlan. Se expresan en base a tu estilo de vida, tus patrones de pensamiento, tus respuestas emocionales y tus hábitos/comportamientos. Haz todo lo posible para salir del victimismo, la queja y la autocomplacencia: estas actitudes degeneran tu salud y equilibrio cerebral.
Actitudes positivas, expansivas y compasivas son fundamentales.

3.  Estimula tu mente

La estimulación mental fortalece las conexiones entre las neuronas (sinapsis), crea nuevas conexiones, y favorece la supervivencia neuronal y el funcionamiento cognitivo óptimo.

Consejo: Leer (el 40% de los españoles no ha tocado un libro en lo que va de año, y esta cifra es alarmantemente superior en muchos otros países de habla hispana), caminar en la naturaleza, realizar ejercicio físico y practicar atención plena a diario son claros ejemplos de cómo podemos estimular nuestra mente de forma simple pero efectiva y marcar la diferencia en un período de tiempo relativamente corto.

4.  Sal de la rutina

Las actividades rutinarias no suponen ningún desafío para el cerebro. Hacer siempre lo mismo no promueve la creación de nuevas rutas y conexiones, y deriva en la llamada neurorigidez: al utilizar siempre los mismos circuitos y las mismas funciones, nuestro cerebro se estanca, se vuelve inflexible y no evoluciona.
Esto se debe a que el hábito repetitivo no requiere de ninguna atención durante la ejecución de las tareas. Al convertirse en algo automático e inconsciente que no representa ningún reto, el cerebro rápidamente deja de prestar atención. Y como ya hemos visto a lo largo de multitud de artículos, la atención es el mecanismo que permite que se active la conciencia; es la clave de tu salud, tu equilibrio y tu integridad.


Consejo: Intenta algo nuevo, cambia tus rutinas y enfréntate a nuevos retos. Esto mantendrá a tu cerebro sano y equilibrado.
Este consejo es el más breve, pero quizás el más dificultoso.



5.  Di adiós a la caja tonta

La única actividad de ocio que se ha asociado con una reducción de la función cognitiva es ver la televisión.

Consejo: para que no me acusen de enemigo del progreso, no voy a decirte que tires tu TV por la ventana, pero sí que reduzcas su uso y consumo para favorecer tus funciones y reservas cognitivas.

6.  Aprende a autorregularte

La neurogénesis es el nombre que recibe la creación de nuevas neuronas en el cerebro, un proceso que, contrariamente a lo que se piensa, no posee limitaciones de edad (todavía existe la creencia errónea de que a determinada edad nuestro cerebro deja de producir nuevas neuronas, algo que es categóricamente falso).

Consejo: El estrés crónico reduce e incluso inhibe la neurogénesis. Técnicas de reducción (y autorregulación) del estrés como la atención plena, sencilla y accesible a todo el mundo, han demostrado ser altamente efectivas para resolver este problema.


7.  Practica la presencia, medita regularmente

La doctora Rebecca Gladding expone que solemos tener fuertes conexiones neuronales con la corteza prefrontal ventromedial, lo que ella llama el “Centro del Yo” del cerebro. Esto nos vuelve más propensos a interpretar las sensaciones físicas de ansiedad o miedo como un problema personal, y es más probable que experimentemos pensamientos repetitivos sobre nuestras vidas, sobre los errores que hemos cometido, sobre lo que la gente piensa acerca de nosotros, etc.

Este “Centro del Yo” no es particularmente racional. No se sirve de procesos superiores de pensamiento para operar.
Por el contrario, las personas que meditan regularmente muestran conexiones más débiles con este “Centro del Yo” del cerebro y conexiones más fuertes con la corteza prefrontal lateral, o el “Centro de Evaluación” del cerebro. Esto les ayuda a ver los problemas y dificultades de manera menos personal, acercarse a ellos con mayor perspectiva y plantear soluciones más racionales. Además, las conexiones neurales que crecen más fuertes a través de la meditación ayudan a promover la empatía y la compasión, especialmente para las personas que percibimos como más diferentes a nosotros, dice Gladding.

Cuando te encuentras plenamente presente en el ahora, la amígdala también experimenta una extraordinaria regulación. La amígdala es la parte de nuestro cerebro que controla, entre otras cosas, nuestra reactividad ante miedo, estrés y ansiedad. Cuando la amígdala se activa, experimentamos esas sensaciones de agobio y opresión. Si la amígdala está sobreestimulada, la sensación de ansiedad es constante. Nuestro estilo de vida suele favorecer que la amígdala se vuelva hiperreactiva e hipervigilante, causando severos daños físicos, mentales y emocionales.

Consejo: practica la observación y atención plena al momento presente, el único del que dispones. Cuando haces esto, tu cerebro ya no necesita rastrear compulsivamente las amenazas, y tu amígdala se calma. De hecho, se vuelve literalmente más pequeña, mientras que la corteza prefrontal, asociada con procesos cerebrales superiores como la conciencia, la concentración y la toma de decisiones, se hace más gruesa. Además, nuestro “Centro del Yo” pierde conexiones y el “Centro de Evaluación” se vuelve más presente.
Recuerda que lo que cuenta en términos de salud cerebral no es leer este artículo, sino la práctica continuada de comportamientos saludables.
No hace falta que hagas todo de repente. Por supuesto que puedes hacerlo, pero yo te propongo que, para empezar, comiences practicando la atención plena a diario.  Se trata en definitiva de pequeños y significativos cambios mantenidos a diario.
Cada día, da pequeños pasos y pon toda tu atención en ello; la atención lo es todo.
Jorge Benito, maquetado por BMA & aktitud