lunes, 28 de noviembre de 2016

Cómo practicar el arte de estar presente


Cómo practicar el arte de estar presente

La atención plena está disponible para nosotros en cada momento, no sólo en esos minutos especiales y preciosos de la meditación formal. Sólo tenemos que sintonizar a lo largo del día.










Practicar la atención plena en el bullicio de la vida cotidiana es un objetivo de quienes optan por la vía del Mindfulness para mejorar su calidad de vida.
Buscamos estar presentes y a la vez disipar un pensamiento recurrente que a menudo nos asalta ¿Cómo dedicar más tiempo al Mindfulness?

Llevar la atención plena a las actividades diarias es una gran manera de empezar. 

Muchas de estas actividades: la jardinería, correr, andar en bicicleta y nadar, por ejemplo, aunque la lista puede ser larga, atrapan nuestra atención y consiguen devolvernos una especie de tranquilidad natural. 
Así, aunque no es un gran salto, puede ser un tiempo bien empleado en nuestro afán por estar más presentes.

Cuando llevamos la atención plena a nuestras rutinas diarias (lavar los platos, poner la lavadora, preparar la comida…) lo que estamos haciendo es llevar un poco más de enfoque a cada momento. 
Sin ese enfoque, las cosas que hacemos rutinariamente en casa o en la oficina tienden a ser parte de nuestra lista de tareas pendientes que hay que hacer. 

Es difícil estar atento cuando tus actividades son sólo parte de un plan de mantenimiento diario para que todo funcione.

Por ejemplo, cuando recogemos los platos es sólo parte de "limpiar la cocina", y esto hace más difícil estar atentos a ese momento. Tendemos a hacerlo de prisa para hacer la tarea siguiente. 
Podemos practicar la atención plena en nuestra rutina diaria incluyendo
a otras personas cuando cocinamos, comemos, hacemos compras o celebramos una reunión. Esto nos recuerda que no tenemos que estar solos para poner nuestra conciencia en lo que estamos haciendo en el momento.

El desafío es más grande en aquellos momentos en los que presentimos  una situación que nos hará enojarnos o estresarnos, sentimos el corazón acelerado y el estómago encogido, por ejemplo cuando suena el teléfono y sabemos que nuestro jefe nos va a exigir una tarea extra. Entonces  ya estamos enfados antes de que nada suceda.

Llevar la práctica de la atención plena en los momentos desencadenantes de nuestra vida cotidiana es afrontar cara a cara la situación es una práctica que necesita decisión y energía. 
También es un recordatorio útil de que la práctica de la atención plena no siempre es pasiva o previsiblemente serena. No se trata sólo de los momentos felices o "claros" sino también de los momentos difíciles. Y hoy en día parece que tenemos una dieta bastante constante de momentos difíciles, por lo que es bueno acudir a la práctica de la atención.

Otro beneficio principal del "arte de estar presente" es que nos recuerda que la atención plena es a la vez una práctica y una forma sencilla de ser. 

Ser consciente no es simplemente el resultado de hacer una práctica regular más "formal", un premio, por así decirlo, que recibimos por ser obediente. No es un subproducto de algo que hicimos antes; Es lo que estamos haciendo ahora.

Al mismo tiempo, está claro que no se trata de una forma de práctica frente a la otra, con lo que no se trata de practicar la atención plena en nuestra vida diaria en lugar de dedicar un tiempo para sentarse tranquilamente a meditar. 
Se trata de cómo una práctica puede reforzar a la otra y de cómo las dos trabajan juntas para crear una continuidad de conciencia. 

Y eso realmente puede ayudar en esos tiempos agitados de nuestra vida. Pruébalo y compruébalo por ti mismo.


Por James Gimian. 11 de noviembre de 2016 en la revista mindful.
Traducción y composición por BMA & aktitud.

Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada

 info@bmaktitud.com





jueves, 17 de noviembre de 2016

Encuentras aquello que atiendes



Como ser más conscientes de lo bueno practicando la atención


En nuestras vidas hay sufrimiento y tambien cosas estupendas de las que podemos disfrutar.Poniendo atención a aquellas cosas que nos generan bienestar, podemos ser conscientes de ellas y que formen así una parte de nuestra experiencia del mundo. 



Esto es una habilidad, nacemos teniendo que aprender todo ¿y cómo se aprende? Practicando.


Practicando adquirimos la capacidad de disfrutar de todo lo bueno que está ahí y esto podrá cambiar nuestra forma de percibir nuestras  experiencias y a su vez emergerá de forma natural en todas nuestras actividades, mejorando nuestro bienestar y nuestra calidad de vida.

Con este sencillo ejercicio nos haremos conscientes de esos momentos. Si queremos podemos hacerlo cada día a una hora distinta en un momento diferente de nuestras rutinas diarias, y quizá así encontremos de forma natural aquellas cosas que nos generan satisfacción y de esta manera conoceremos más de cerca el "saboreo de la vida".

Comenzaremos por ser conscientes de lo bueno que ya tenemos que está en nuestro aquí y ahora.

EJERCICIO

Hacer recuento de lo bueno con los dedos
Para conseguir apreciar y reconocer las cosas positivas, pequeñas o grandes que tenemos y de las que disfrutamos, todos los días o de vez en cuando prueba este ejercicio.

Es muy sencillo, una vez al día, piensa en cinco cosas de las que disfrutas.
Tienes que contarlas con los dedos de una mano. Con cada cosa te coges un dedo y la nombras y pasas  al siguiente.
No pares hasta conseguir las cinco.
En esto consiste el ejercicio en tomar conciencia de esas pequeñas o grandes cosas, verbalizándolas, que suceden durante tu día y que, si no las hacemos conscientes, pasan inadvertidas. 
Se trata de valorar vuestras propias experiencias.

Puedes hacerlo cuando te levantas, con la mente despejada, al desayunar, con tu primer alimento que suele ser momento placentero, en la pausa de la mañana en el trabajo o en la hora de la comida. 
Podemos elegir el momento que utilizamos para hacer respiraciones o meditar… puedes elegir el que te sea más fácil. 



Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada
 info@bmaktitud.com



jueves, 10 de noviembre de 2016

Tres consejos para criar adolescentes resilientes




Tres consejos para criar adolescentes resilientes


La adolescencia es tumultuosa. A medida que los adolescentes ponen a prueba los límites, no sólo tienden a ser más desafiantes, sino que además sientan las bases para dar un propósito a sus vidas y formar su propia individualidad. 
Theo Koffler nos propone a los padres tres formas de ayudar a que nuestros adolescentes prosperen.



Cómo ayudar a su hijo adolescente

Ser un mejor oyente. 

Escucha con la intención de aprender. Dejar de lado su deseo de convencer o imponer sus opiniones sobre su hijo. Su conversación debe proporcionar espacio para que expresen sus ideas, explorar nuevas fronteras, forman una identidad, y permanecen abiertos al cambio constante.
Si podemos enseñar a nuestros adolescentes a ser curiosos y abstenerse de visualización de experiencias a través de una lente binaria de blanco o negro, bueno o malo, éxito o fracaso, van a empezar a explorar las experiencias cotidianas con más detalle.
Esta mentalidad más abierta les permite experimentar, se tambalean, y cambian de opinión cuando algo no va de acuerdo al plan y les permite escuchar y apreciar diversas perspectivas.
La capacidad de adaptarse bien a todas las circunstancias se basa la capacidad de recuperación tras errores o fracasos (resiliencia).

Empatizar. 

Sea una fuente de apoyo. La vida está llena de momentos dolorosos amigos que se alejan, solicitudes universitarias no admitidas, los padres se separan, en suma un camino lleno de baches.
Ya sea que estén experimentando emoción, ansiedad, decepción, o fracaso, hacerles saber que siempre estás ahí.

Cuanto más capaz seas de demostrar tu voluntad de ver la vida a través de sus ojos, más os aproximaréis.
Una relación sólida y de confianza hace más fácil la admisión de la derrota, la decepción, el logro y las emociones.
Es muy posible que estos momentos os den la oportunidad de estar más unidos en lugar de divididos.

Hablar honestamente. 

Haga preguntas que les permitan compartir con toda la familia quiénes son, qué les gusta, y cómo interactúan con el mundo.
Tener sus sentimientos en cuenta da a los adolescentes el ánimo que necesitan para sentirse aceptados, admitir las derrotas, y poder volver  a ajustar sus respuestas.
Muchas veces el simple hecho de demostrar sincero interés es suficiente para fortalecer las conexiones y construir conversaciones significativas para toda la vida.



Basado en un artículo de Theo Koffler|19 de de octubre de, el año 2016 en Mindful
Traducido por BMA&aktitud.




jueves, 3 de noviembre de 2016

Mindfulness, 9 maneras de reducir el estrés




9 maneras en las que Mindfulness reduce el estrés
 Las prácticas conscientes te dan el espacio para responder de manera diferente cuando estás bajo presión.
Basado en un artículo de Shamash Alidina 26 de octubre de 2016

Probablemente has oido que la atención plena ayuda a reducir el estrés. Pero, ¿cómo te ayuda realmente Mindfulness?


La creciente evidencia científica de cientos de universidades, incluyendo centros dedicados en la Universidad de Massachusetts Medical School en los Estados Unidos y la Universidad de Oxford en el Reino Unido, confirma que la atención plena no sólo reduce el estrés sino que también construye poco a poco una fuerza interior que hace que, en el futuro, los factores de estrés tengan menos impacto en nuestra felicidad y bienestar físico.
Estas son algunas de las formas en que la atención plena le ayuda con el estrés.

1.     Eres más consciente de tus pensamientos.

Puedes dar un paso atrás ante ellos y no tomarlos tan literalmente. De esta manera, tu respuesta al estrés no se inicia en primer lugar.

2.     No reaccionas inmediatamente ante una situación. 

  En su lugar, tienes un momento para hacer una pausa y luego utilizar tu mente        para llegar a la mejor solución. La atención plena ayuda a hacer esto a través de los  ejercicios conscientes.

3.     La atención cambia a tu modo “ser” de la mente, que se asocia con la relajación. Tu modo “hacer” de la mente está asociado con la acción y la respuesta al estrés

 4.  Eres más consciente y sensible a las necesidades de tu cuerpo. 

  Puedes notar los dolores antes y entonces puedes tomar la acción apropiada.

 5.     Eres más consciente de las emociones de los demás.

 A medida que tu inteligencia emocional aumenta, es menos probable que entres en conflicto.

6. Tu nivel de atención y compasión por uno mismo y los demás se eleva. 

Esta mente compasiva, calma e inhibe tu respuesta al estrés.

7. La atención plena práctica reduce la actividad en la parte del cerebro llamada la amígdala.

 La amígdala es fundamental para cambiar su respuesta al estrés, de manera que tu nivel de estrés se irá reduciendo.

8. Tu  concentración mejora. 

Así que haces tu trabajo de manera más eficiente, tienes una mayor sensación de bienestar, y esto reduce tu nivel de estrés. Es más probable alcanzar y permanecer en "la zona" o el estado de "flujo", como se le denomina en psicología por Mihaly Csikszentmihalyi .

9. Puedes cambiar tu actitud frente a la tensión. 

En lugar de sólo ver las consecuencias negativas de sentirse estresado, Mindfulness te ofrece el espacio para pensar de manera diferente sobre el estrés en sí. Observar cómo el aumento de presión te da energía y tiene un efecto positivo en tu cuerpo y mente.
Experimenta Mindfulness con 
BMA & aktitud 
 Grupos de práctica semanal guiada.
 info@bmaktitud.com
 639336242
 Web